Descripción del Proyecto

Pequeños detalles, la diferenciación como estrategia.

¡¡Ding-dong¡¡ Suena el timbre, abres la puerta, son unos amigos que vienen a ver tu casa nueva, “¿Os apetece un café?”

La inmobiliaria Finmohogar le obsesionaba una idea, quería ampliar su cartera de clientes. Tras un estudio de la empresa, diseñamos una campaña de que mostrase las virtudes de la empresa con el objetivo a medio/largo plazo de captación de clientes. La inmobiliaria tiene un servicio y atención al cliente excelentes, en el que uno de los factores principales en el cuidado de los pequeños detalles, era justamente lo que queríamos transmitir.

Si regalas algo, que sea algo que guste y vaya a ser usado, había que salir del típico llavero, que todo el mundo guarda en un cajón el segundo día. Todo el mundo presume de casa cuando la compra, proporcionando todo lujo de detalles, teníamos que ser uno de esos detalles.

El feedback recibido demostró que el objetivo se consiguió con creces y Finmohogar a día de hoy presume de tener una cartera de clientes “Taza”.